·48· Un clavo saca otro clavo

Me parece un acto muy bonito el que me invites como amigo a desayunar
dibujos viñetas
Se nota que hemos madurado los dos. Lo importante es superarlo todo y ser feliz por encima de todo...
dibujos con paint
 Y me has comprado un gofre, siempre has sido muy atento...
gofre con clavo

benjamin vilella


nail on the waffle english

Explícit

Dibujo realizado sobre boceto de lápiz estándar de grafito. Bolígrafo bic negro. Poco a poco se van calculando las sombras dejando las luces 'al aire'. Las sombras y los tonos medios son lo que confeccionan el dibujo, hecho a base de entramados sensibles. Porque como yo digo "No es tan importante la línea en sí como el conjunto". 
En mi dibujo de este estilo lo que tiene más encanto a mi gusto es la velocidad y el juego con el que se hace el dibujo. La raya de bolígrafo es algo que en una hoja en blanco no tiene fuerza apenas, ya que el luminoso fondo la aborda, así que por rayas poco a poco se tejen manchas cada vez más grandes, creando volúmenes y sombras. 
Puesto que las manchas, al estar compuestas por líneas, no son  realmente manchas, de lejos si se conciben como tal, pero de cerca se ve el papel a través del tejido que hace la trama. Es por esto que para determinar los volúmenes mejor hay líneas más oscuras y gruesas que dependen de la orientación que les dé para que destaque mejor la forma.
El dibujo está hecho en dos sesiones de aproximadamente dos horas y media cada una como mucho, un dibujo rápido para lo lenta que es la técnica.
Bolígrafo bic negro y  posca rojo sombre papel de acuarela con un gramaje medio.




benjamin vilella dibujo fuck you

La dama extraña

La dama extraña o Dama de mis sueños
Como siempre, inconsciente. Dormido. Cuando duermes. Así comienza sin avisar un sueño, una contraexperiencia. No sé el orden en el que acontecen los hechos, o si mi mente los mezcla. Pienso que en el sueño el subconsciente te puede engañar haciendo que ‘vivas’ varias situaciones simultáneamente con distintos o iguales contextos. Esto no me ayuda para establecer una coherencia lógica entre los sucesos cuando ya estoy completamente en vigilia, ya que se mezclan dos o más líneas temporales. De esta manera se crea una realidad virtual confusa y surrealista como las pinturas de Dalí, dependiendo de lo que si se sueña es algo surrealista en sí. Lo que yo soñé era más Magritte que Dalí.
Y entonces comienza el primer sueño de la misma noche, que sería una pesadilla, el orden de los acontecimientos no lo sé con certeza cien por cien, pero apuesto a que el que voy a contar es el primero por razones lógicas.

Recuerdo dos escenas, dos ambientes oscuros, en uno no sucedía  nada que me dejara indefenso. Estaba en una zona rodeada de árboles, sabía que no era un bosque ni nada natural, sino una zona urbana verde, como un gran parque. Estaba acompañado de una o dos personas cuya identidad desconocía, solo que eran de confianza, quizás fueran amigos míos. Comienzo cerca de una estructura simple, cuatro paredes y un techo, una ventana simple, es un hueco rectangular en el muro del lateral. Hay alguien asomado a esa ventana, como una especie de cocinero, es un restaurante italiano, simplemente lo sé. En frente de la ventana un árbol, en él hay dos sellos de cera, como de los sobres de las cartas, pertenecen al restaurante. Cojo uno, el otro desaparece.
Termina y comienza la segunda escena, que repito, no sé con certeza de que realmente sea el segundo, pero lo deduzco.
Estoy de espaldas a una puerta, como si hubiera entrado por ella, dentro de no sé dónde. Lugar frío por el color, oscuro, verde, triste. Hay un pasillo,  corto, en medio una escalera de caracol de madera, malamente ubicada, yo sabía que esa escalera no podría haberla puesto ahí un arquitecto decente. Hay alguien delante de mí, horrible, pero no sé cómo es, no le doy importancia. Junto a la escalera miro arriba a través de los escalones de madera, baja alguien rápidamente. Una chica. Algo más baja que yo, 7 centímetros por decir algo, mucho más horrible que el personaje anterior. Me despierto del sueño.
Despierto, aún inconsciente a medias, a medio camino para levantarme de la cama, pero no llegaría, turbio, sudado, incómodo y dando vueltas. En un estado físico y mental que creo que llaman REM.
Vuelvo a dormirme inmediatamente.


Comienzo de mi segundo sueño. La misma chica de antes, era una mujer, si se puede llamar así. Tiene una edad de entre  diecisiete y veintitantos años, pelo largo hasta los hombros, no llega, se queda flotando, negro intenso o rojizo naranja. Labios no excesivamente carnosos, con un color muy sano y atractivo, una nariz frágil y delicada. Una piel clara que apenas delata matiz. Y una máscara de piel viva que oculta su rostro, sus ojos, su personalidad. Una máscara macabra que solo puede esconder horrores mayores que su propia estética. Estamos juntos en ningún lugar, soleado, temperatura perfecta. Nos fundimos en varios besos que me retuercen hasta en la realidad de mi cuerpo físico. No miente, la máscara no significa nada. Espectacular.

Fin

benjamin vilella la dama de los sueños máscara de piel

Saco de cosas #2

benjamin vilella





Hasta aquí, estas imágenes son una serie perteneciente a un período que yo consideraba y sigo considerando como una transición. Una época de madurez en plena adolescencia en la que ya empezaba a preocuparme por los acabados técnicos del dibujo y el dibujo en sí en lo que a proporciones y perspectiva. Las ideas plasmadas son brutalidad en estado puro, más tarde comenzaría mis estudios artísticos de bachiller.


Paso de la firma Cob, a Cobal.
Paso de Cobal, a Benjamin Vil, más formal.

Esto, más tarde, durante mi curso en bachiller. Y más tarde entraría a la Universidad, donde abandonaría 'a plazos' las macabras ideas de los dibujos de la primera tanda. Los cuales, pienso retomar pronto y aplicar los conocimientos aprendidos, que tiemble mi mente y mi cuerpo.

Viaje Espacial

Mi equipo y yo estábamos trabajando. Mi nombre es Benjamin Vilella y soy suboficial de la nave de reconocimiento interastral Au91A3 a servicio de la compañía “Party”.

Era de aspecto frío, tétrico y oscuro el planeta en el que íbamos a aterrizar para inspeccionarlo yo y el resto del equipo de 4 miembros.  En paralelo íbamos acompañados de otra nave de reconocimiento capitaneada por un veterano de Party al que cariñosamente llamamos “Chache”. En eso consistía nuestra misión, barrer la zona y elaborar un informe que recogiera información de aquel extraño astro al que habíamos llegado.
Al principio aterrizamos en un desierto de polvo y rocas cósmicas como pudimos, rodeados de chatarra de otras naves espaciales o residuos. Obviando que el Ser Humano se ha convertido en un emperador colonialista universal esta chatarra es algo normal. Nuestros medidores de anomalías cósmicas nos advertían que había magnetismo en esa zona. Por lo general la presión de la atracción de aquel planeta estaba sobre el 1,2G y costaba andar por ahí sin sentirnos molestos, aquello repercutía hasta en nuestro estado de ánimo. Empezaba a hacerse difícil ya desde el principio. Muy cerca de allí a un kilómetro aproximadamente habían unos accidentes geográficos raros. Fuimos a tomar una muestra del material del que estaban compuestos, pero eso fue la información menos importante.

Viaje espacial Benjamin Vilella cerebro

Aquello estaba lleno de seres aparentemente neutrales y efectivamente pacíficos, aunque parecían aterradores. Nos integramos en su hábitat, eran humanoides, caminaban de forma bípeda aunque torpe y tenían un tamaño encefálico apropiado en relación al cuerpo comparándolos con los humanos. Caminaban torpemente y respiraban en gas de esa atmósfera, eran seres originales de allí por lo que parece. Pronto nos vimos rodeados de esas criaturas interesantes.
Alien Benjamin Vilella Viaje espacial cerebro

Comenzamos a explorar la zona y pronto nos dividimos confiados de que no sucedería nada raro, aun así algunos de nosotros íbamos desconfiados, como yo mismo. Encontré al Chache y me uní a él y a su grupo de exploradores. Ellos eran soldados adiestrados por oficiales distintos a los que nos entrenaron a nosotros, tripulantes de Au91A3. Tienen un comportamiento más coetáneo a la agresividad con la que se desarrolla económica y gubernamentalmente el planeta Tierra, parecen mercenarios, se comportaban con más violencia que los seres extraterrestres con los que nos confundíamos, irónico pero eran nuestros aliados e iban armados. Confiando mi seguridad continué con ellos, yendo en grupo unificado. Atravesando el largo laberinto de estructuras llegamos a una periferia extraurbana. Seres demacrados de la misma especie rondaban por ahí más torpes que sus vecinos de ciudad (si así se puede llamar). Comenzamos a realizar las pruebas de extracción de minerales y roca superficial para llevárnosla al laboratorio de la estación que nos respaldaba. Ya acabada la tarea con el robot sonda estos seres (esta vez me refiero a nuestros colegas) empezaron a manipular la superficie con explosivos para crear una cantera a cielo abierto de pocas decenas de metros de profundidad para extraer raros minerales subterráneos si los hubiese. “Si la fuerza de atracción de este planeta es mayor que el de la tierra y es de menor tamaño y composición quizás encontremos algo” –Dijo el suboficial–. Sin éxito nos largamos de ahí con prisa e intentando atravesar la ciudad de nuevo, pero nos acorralaron y tuvimos que escapar. Intenté comunicarme por transmisión de radio con mis compañeros pero el magnetismo de ahí cerca no permitía ni la posibilidad de hacer la llamada por el Walkie. El equipo de Chache se largó cumpliendo su objetivo, pero yo tomé otro camino bordeando la ciudadela. Llegué al punto desde el que entramos al principio a la ciudad, pude recordarlo sin problema. Entré y recorrí las largas calles de aquel hormiguero, pero no les encontré. Tuve que volver aún más atrás, al desierto de chatarra, polvo y rocas, pero no pude ver donde estaba nuestra nave. Pude llamar sin problema, pero era cuando intentaba comunicarme cuando me di cuenta de que la línea se cortaba antes de que ellos recibieran la llamada. "Piensa” –pensé, vaya…–. No iba a quedarme parado, tenía que salir de allí, había naves desguazadas, podía montar una gracias a mis conocimientos de ingeniería de naves y convertirme en un desquiciado Víctor Frankenstein de las naves espaciales. Comencé a pensar como la haría con el material útil del que disponía y de las herramientas que llevaba. De pié mirando el infinito empecé a notar unas singularidades en mi walkie, ¡Eran ellos! ¡Y parece que me dicen dónde están! Estaban en la ciudadela aún, sacando las pruebas necesarias con calma.


“No te dejaríamos aquí” –Dijo el piloto de la Au91A3–.

·46·

Topo a medias

La mayoría de las veces que nos sucede algo malo es en un ambiente casual, por ejemplo doméstico, en casa. Está la tortuga sacando la cabeza cuando las esperanzas de que salga limpio de triples se viene abajo con una contracción anal. Algunos no sabrán de lo que estoy hablando y piensen que se trata de un partido de baloncesto entre animales, pero es algo menos emocionante. Metros y metros de papel higiénico invertidos en quitarle toda la nocilla a la tostada por un acto involuntario de nuestro propio cuerpo. Claro que depende de lo que hayamos comido, a veces nos desgarrará el alma y otras pues eso.

Benjamin Vilella Topo a medias
Vamos, que salga todo
cagar blando

 No
 Alguien tiene que pagar




topo a medias benjamin vilella


·45· Qué calor hace

Ahora mismo en España hay un panorama de calor importante, y aquí en la costa Mediterránea pues un poco más... Calculo que hará una temperatura de entre 6 y 70 grados Celsius. Hay que tomar agua y no exponerse a largo rato a la radiación solar, este es un consejo que da el siguiente personaje:

 Qué calor hace
 Le pegaría fuego al Sol



benjamin vilella que me pasa en el cerebro